Redes sociales y salud mental

Redes sociales, influencers y salud mental

¿Alguna vez te has preguntado si usas de forma responsable las redes sociales para que no afecte a tu salud mental? Este es un tema al que prestar mucho cuidado, sobre todo en este momento en el que los canales sociales están revolucionando la forma en la que nos relacionamos, nos informamos y nos entretenemos.

Tanto ha sido el impacto de las redes sociales que en los últimos años se han potenciado las famosas figuras conocidas como «influencers», quienes se han convertido en referentes para miles de personas en el mundo.

Sin embargo, detrás de esta vida »perfecta» mostrada en las pantallas, se esconde una realidad que no siempre se muestra en redes sociales. Por eso, el impacto que tienen las plataformas online sobre la salud mental de los personajes públicos y de sus seguidores es una cuestión cada vez más relevante.

Para profundizar en este tema, en SocialPubli entrevistamos a María M. Valero, psicóloga especializada en eSports, pero que también conoce muy de cerca el mundo de los influencers y las redes sociales. En esta charla, nos dio su perspectiva sobre los retos que enfrentan los creadores de contenido en su día a día, las consecuencias de la exposición constante en Internet y algunas de las herramientas que pueden utilizar para mantener un equilibrio emocional saludable.

Te recomendamos: Cómo saber si tengo shadowban en TikTok

El tema tabú del suicidio y su relación con las redes sociales

El incremento de la tasa de suicidio es un fenómeno complejo que actualmente forma parte de una realidad social que no podemos ignorar. Estos últimos años hemos conocido casos de influencers que han decidido acabar su vida de una manera trágica y definitiva. Un reciente ejemplo es el de Olympe, influencer francesa que tomó la decisión de solicitar eutanasia en el extranjero para terminar su situación de sufrimiento.

Entonces, ¿qué está pasando en el mundo para que tantos jóvenes y adultos lleguen a estos límites de insalubridad mental? Parece que el problema se ve alimentado por la situación social asociada a la crisis económica de la época. Además y como podemos imaginar, las redes sociales ayudan en parte a visibilizar estos temas, pero por otra también perjudican al masificar todas las actitudes, ya sean buenas o malas. Determinados usuarios encuentran en la red una oportunidad de anonimato con la que realizar acciones de todo tipo que en muchos casos quedan impunes.

Es importante no tener miedo a hablar sobre el suicidio y visibilizar este problema que afecta a una gran parte de la población. Además, el sector del periodismo expande una creencia errónea sobre el »efecto llamada». Al contrario, hablar del suicidio ayuda a visibilizar este tema, fomenta ofrecer medios con los que solucionar el problema y muestra a las personas que lo están sufriendo que pueden pedir ayuda.

La depresión y la ansiedad no son los únicos trastornos psicológicos a tener en cuenta

Le preguntamos a María si pensaba que los problemas relacionados con los estados de ánimo como ansiedad y depresión seguían siendo un tema tabú en la actualidad. Para nuestra sorpresa, nos respondió que en los tiempos de ahora quizás lo eran otras enfermedades como la esquizofrenia, el trastorno obsesivo compulsivo o el trastorno bipolar, entre otros.

Se siguen haciendo bromas en las que se hace referencia a estas enfermedades, estigmatizándolas y restándoles importancia en comparación con otros trastornos como la ansiedad y la depresión que son más comentados tanto en los medios tradicionales como en redes sociales. Es más, muchos influencers y famosos comparten su opinión sobre la importancia de asistir al psicólogo, cuidar la salud mental y expresan sus sentimientos y emociones cuando pasan por temporadas de ansiedad o depresión.

Influencers deben separar creación de contenido y vida personal

Muchas veces los influencers entran en un bucle obsesivo en cuanto a la generación de contenido, las métricas y los números. Es sabido por muchos que la situación económica de los influyentes depende directamente de los resultados obtenidos en sus redes sociales, perfiles y cuentas de las plataformas. Por eso, es muy común que las personalidades públicas sean incapaces de encontrar un momento de descanso en su rutina, ya que pueden llegar al punto de no distinguir el trabajo de su vida personal.

María nos explica que todas las personas deberían tener sus momentos de descanso y desconexión. Se deberían elegir unos determinados días u horarios para dedicar tiempo al autocuidado, las relaciones personales y el ocio. De esta manera, se evita la grave situación de ansiedad o depresión en la que las redes sociales y los números forman el 100% de la vida del influencer.

Quizás te interesa: Entrevistas top de Ismael El-Qudsi que debes ver sí o sí

El hate, acoso o ciberbullying en redes sociales

Como hemos mencionado anteriormente, las redes sociales son un canal de acoso y ciberbullying para muchos usuarios que aprovechan el anonimato difundiendo odio e ideas hirientes.

Según nos explica la psicóloga, gestionar las emociones producidas al recibir este tipo de comentarios es muy complicado y realmente cada persona lo hace de una manera diferente. Ojalá existiera una receta mágica para solucionar esta ansiedad o depresión que aparece tras recibir hate, pero la realidad es que depende de la persona y de su situación emocional.

Algunos consejos que nos podrían ayudar a canalizar estas emociones negativas serían centrar nuestra atención en los comentarios positivos o de cariño de las personas que nos refuerzan, tener vínculos de apoyo con otros influencers empáticos que puedan entender la situación y sobre todo, tener un círculo cercano y personal de gente que nos quiera de verdad.

Además, toda la sociedad debería ser consciente de que no deberíamos dar espacio ni ofrecer medios posibles a esos individuos que reparten odio y toxicidad. Mientras menos altavoces tengan a su alcance, menos probabilidades habrá de encontrar este tipo de comportamientos en Internet.

Te puede interesar leer: Microinfluencers, la apuesta de las marcas en 2023

 

 

Si quieres ser influencer, primero crea contenido por hobby

Los influencers pequeños o medianos suelen ser más propensos a sufrir ansiedad o depresión por depender de una manera más directa de los ingresos económicos generados en redes sociales. Lo recomendable es comenzar a crear contenido en plataformas online con una perspectiva de pasatiempo o ingreso añadido a la remuneración global, ya que actualmente triunfar como influencer es muy complicado debido a la alta competencia y el importante factor de la suerte.

Además, recordemos valorar el apoyo que ya tenemos de usuarios que forman parte de nuestras comunidades y no preocuparnos excesivamente por lo que aún no hemos logrado. Apreciar nuestros logros y centrarnos en los comentarios positivos de las personas que nos tienen en cuenta es clave para disfrutar de la creación de contenido en Internet.

La constante exposición de la perfección en redes sociales

Otra cuestión interesante de analizar es cómo puede afectar el confundir la vida perfecta que exponemos en redes sociales con la vida real que verdaderamente experimentamos. María nos sorprendió con su respuesta, ya que nos recordó que todas las personas mostramos públicamente el lado bueno de cada cosa que tenemos y hacemos. Normalmente nadie sube una foto con un recuerdo malo de un viaje o nadie asiste a una entrevista de trabajo sin arreglar.

Los influencers al igual que los usuarios de a pie, muestran su mejor cara en redes sociales. Además, tienen el incentivo de que sus publicaciones deben atraer al mayor público posible. Sin embargo, necesitan rodearse de personas que les hagan permanecer en la realidad, ya que si reciben constantemente mensajes en los que se les idolatra, puede llegar a ser contraproducente si en algún momento quieren mostrarse de una manera natural y cercana. Todos necesitamos espacios en los que sentirnos nosotros mismos con nuestras imperfecciones y »rarezas».

Redes sociales en las que puedes encontrar a María M. Valero: